El hombre es el sujeto de la historia y su característica es la capacidad de crear, trascenderse y sobreponerse a su estado de naturaleza. Esta condición de ser inteligente lo convierte en ser perfectible, preparando para construir el desarrollo del humano.