La educación formal tiene como guía un principio ético, que debe contribuir con el ser humano y con la vida; teniendo como base el trabajo individual y colectivo, lo que implica una doble tarea: primero, al interior del ser humano como gestor de una nueva propuesta de vida y un sujeto en permanente evolución, y segundo, la construcción de una nueva realidad.